Ruta dura donde las haya, acosejada por el compañero José Blas de cuadrilla abriendo caminos Jumilla.

Existe un lugar único en la Comunidad Valenciana. Un lugar capaz de transportarte al pasado, repleto de leyendas, de historia, de huellas de nuestros antepasados moriscos y de los cristianos que conquistaron Balansiya para fundar el Reino Cristiano de Valencia, dando lugar a que este paraje se convirtiera en uno de los últimos reductos de los moriscos antes de su expulsión definitiva por Felipe III. Un paraje bello pero duro a la vez, rocoso pero repleto de vegetación, que sin duda alguna no deja de sorprender a quien lo visita por culpa, en gran parte, de la ruta de los 6000 escalones.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La población, cercana al lugar del que hoy os dedico este artículo, no supera apenas los 1500 habitantes, manteniendo ese aire de montaña y rural elevado a unos 500 metros de altitud entre dos sierras del precioso valle donde se encuentra, dejando a un lado el tan conocido y visitado Barranco del Infierno, cita obligada por barranquistas, senderistas y espeleólogos, y al otro lado la Sierra del Cavall Verd o Sierra del Penyó (de 800 metros de altitud aproximadamente) con multitud de fuentes, manantiales y una particularidad que le hace un lugar especial: los más de 6000 escalones a recorrer para llegar su cima.

Requiere de cierto esfuerzo, dificultad moderada.

Podeis ver el trak aquí.

A dos horas de jumilla.

Para preinscribiros rellenad el formulario.