Coimbra

 

El poblado ibérico de Coimbra del Barranco Ancho de Jumilla está situado en 38 ° 26’9 “de latitud norte y 2 ° 21’40” de longitud este, a 4,5 kilometros. al sur-sureste de la ciudad de Jumilla, en las estribaciones septentrionales de la Sierra de Santa Ana.

Desde Jumilla que se accede al yacimiento por la carretera comarcal 344 a Cieza. A poco más de tres kilómetros girar a la izquierda tomando un camino o vía de servicio que conecta con la carretera de Jumilla, que conduce al monasterio de Santa Ana. Después de sólo un kilómetro y medio se encuentra un camino que gira a la derecha  de la “Casa del Cerro» entre viñedos. Esta fuente está en la base del Cerro del Maestre, a los pies de la necrópolis de la Ruta, el santuario está a unos 150 m. al Este y la necrópolis de la ciudad, donde tiene su acceso principal del poblado, a unos 300 m. hacia el Oeste.

El conjunto de Coimbra, integrado por un poblado, un santuario y tres necrópolis (del Barranco, de la Senda y del Poblado), es conocido desde tiempos del Canónigo Lozano (finales s. XVIII, principios del XIX), quien fue el primero en dar noticias de éste, identificándolo con el topónimo de Coimbra, con el que es conocido este lugar popularmente.

La cronología de este establecimiento ibérico abarca desde fines del s. V a. C. hasta principios del s. II a.C., momento que coincide con la conquista romana y la consiguiente destrucción del asentamiento.

Entre los materiales aparecen cerámicas ibéricas pintadas, terracotas, cerámicas áticas de barniz negro, imitaciones del taller de las pequeñas estampillas y campaniense de finales del siglo III, fíbulas de la Tene I y anulares hispánicas, barniz rojo ibérico, morillos, armas, con la panoplia ibérica completa (falcata, soliferreum, regatores lanzas y manillas de escudo). Si bien el poblado ibérico de Coimbra del Barranco Ancho fue destruido y abandonado tras la conquista romana, en una fecha que podríamos situar en torno al 190 a.C., el lugar será ocupado esporádicamente, estando documentada la presencia de materiales romanos cercanos al cambio de Era, tal vez en conexión con un pequeño puesto de vigilancia.

 

Track aquí

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *