El Zarzalar – Nerpio

Nosotros hicimos el recorrido al revés.

Artículo de un blog

Durante el recorrido, encontraremos postes indicándonos la dirección a seguir. También encontraremos algunas ilustraciones, algunas de ellas están en suelo tumbadas.

Lo mejor y más entretenido, es que cruzaremos el río más de 10 veces. Todas ellas sin mojarnos los pies. El que quiera, puede hacerlo, pero en algunas partes del recorrido hay un poco de profundidad.

Durante la primera parte de esta ruta, hay dos posibles puntos de fuga. Cuando lleguemos a estos puntos encontraremos información, con una ilustración.

Sólo salir del aparcamiento nos desviamos a la derecha y a pocos metros nos desviamos a la izquierda. El camino está hormigonado y es un continuo descenso.

A 120 metros desde que nos hemos desviado a la izquierda, a nuestra derecha, encontraremos una senda. Esa senda la utilizaremos para volver. Así que ahora toca caminar por este camino amplio hasta llegar a la depuradora.

Depuradora

Cruzaremos un puente y nos desviaremos a la derecha. Hasta la mitad de la ruta del Zarzalar, nos acompañará el río Taibilla.

Esta primera parte del camino es la más aventurera. Cruzaremos el río por un pequeño puente de madera. La mayoría de veces que crucemos el río y serán muchas, lo haremos por pequeños puentes artesanales.

Río Taibilla

Por si habíamos olvidado, el recorrido, esta ilustración nos ayudará a recordar los numerosos puntos de interés.

Seguiremos nuestro camino hasta llegar a una zona donde nos tendremos que ayudar, de cuerdas y cadenas para no resbalarnos.

Puente Colgante

A unos 200m de la ilustración, encontraremos un puente colgante. Nos informan que sólo puede pasar una persona a la vez.

Para bajar del puente hay una escalera de troncos. Hay que extremar la precaución ya que no es muy estable.

Puente colgante

Un resbalón haría que cayésemos al río. Esto no sería de gran importancia, si no fuera por los aparatos electrónicos que seguro que llevamos en la mochila.

Pasarelas pegadas a la pared

Este es el punto que a ciertas personas le pueden costar un poco de pasar. ¿Por qué digo esto?. El motivo es que no se puede pasar de frente por culpa de la pared de roca que hay.

Bajando a las pasarelas

Yo no soy muy alto, mido 1.75 más o menos. Tuve que ponerme de lado y me tocó agarrarme con fuerza en algunos lugares para no caer al río. Quizá se pueda pasar de rodillas, pero esta opción ni se me pasó por la cabeza.

También hay que decir que el paso son unos pocos metros, pero quizás para la gente mayor, le suponga un reto pasar estas pasarelas.

Pasarelas sobre el río Taibilla

Toca cruzar el río unas cuantas veces más

Antes de llegar a una antigua presa, tendremos que cruzar el río Taibilla, unas ocho veces, más o menos.

El río Taibilla nos acompaña durante la primera mitad de la ruta del Zarzalar

En esta antigua presa, como suele ser normal en este tipo de construcción, encontraremos una pequeña cascada.

Para cruzar el río Taibilla, encontraremos puentes como este

Presa con una pequeña cascada

Que nadie se descuide, ya que tiene algo de profundidad, y como no sabemos de que está formado el suelo, puede ser una auténtica trampa.

Por vergüenza, no voy a decir cuantas fotos hice en este sitio, pero creo que fueron pocas, ya que el sitio lo merecía.

Salto de agua en la presa

Hasta ahora, esta ruta del Zarzalar me está gustando a mares.