Pou Clar

 

Pou Clar o pozo claro es un ejemplo de los muchos secretos que guardan infinidad de pueblos en España. Este precioso rincón de Valencia situado en la localidad de Ontinyent es una de las “piscinas” naturales más espectaculares de la Comunidad Valenciana. Ontinyent, famoso por su espectacular fiesta de moros y cristianos o por sus decadentes fábricas textiles, tienen muy presente el Pou Clar así como su pequeño y bonito casco antiguo, que parece ajeno al turismo salvo cuando se levanta el telón de sus grandes fiestas.

Podemos decir que en el apartado natural Ontinyent podrá “carecer” de playa o de mar, pero tiene un emblema como río, el Clariano, que esconde entre las montañas una sucesión de pozas de agua helada y cristalina dignas de un pequeño Eden.

Puede resultar un tanto extraño ir a bañarte a un río cuando tienes el Mediterráneo a tan solo 30 min de tu ciudad. Los algo más de 30.000 habitantes de Ontinyent lo saben de buena fe y saben que tienen la gran ventaja de poder decidir cada mañana entre un paisaje más que singular o disfrutar de una larga playa de arena. Pero, ¿que tiene el Pou Clar para reunir tanta gente en verano?.

Seguramente sea por esa apariencia de “piscina natural” la que atrae cada año a cientos de visitantes. Ésta imagen se la debemos al nacimiento del río Clariano, donde es posible verlo emerger en varios puntos bajo tus pies. Si unimos el paisaje y el color de sus aguas podríamos decir que estamos más cerca del “paraíso” si no fuera por la cercana carretera, ya podría estar en otro lugar, pero si dejas de lado ese desafortunado “incidente” paso del hombre verás una imagen de auténtica postal. Rocas calcáreas de formas redondeadas y agua cristalina con tonalidades de color turquesa.

Su paisaje cambia radicalmente si hablamos del verano o del invierno. En verano puedes ver a los jóvenes del lugar saltar desde los puntos más inverosímiles, ya que la profundidad en más de un punto supera los 5 metros, en cambio en invierno sus aguas están tan gélidas que salvo algún bravucón pocos se atreven a dar un baño en sus aguas.

El Pou Clar no deja de ser un perfecto antídoto del mar, pozas de agua dulce y agua realmente fría, frente a un Levante caliente y atestado de turistas.

Fuente viajaporlibre.com

Hay tantisima gente que no se permite comida, bebidas, animales, etc y hay guardias cada 10 metros.